El Jefe de la Tribu 2011

Una vez más, los vinos de la bodega El Angosto vuelven a sorprenderme. En este caso es el Jefe de la Tribu 2011 ¡Y es que los vinos valencianos están ganando terreno cada día! Esta bodega se encuentra en Onteniente (Valencia) y pertenece a  http://www.viveroscambra.com/ Son viveristas, y tienen una larga trayectoria en el sector produciendo plantas de vid. Ni más ni menos que llevan dedicándose a seleccionar y multiplicar plantas desde hace un siglo. ¡Casi nada! Aparte de experiencia, que la tienen toda, disponen de una de las más grandes colecciones de plantas de vid de nuestro país.

El Angosto consta de aproximadamente 30 Has de viñedo localizados a una altitud de 550 metros sobre el nivel del mar en la Subzona Clariano de la D.O. Valencia. Elaboran cuatro vinos tintos: El Jefe de la Tribu, Almendros, La tribu y Angosto. Y en cuanto a elaboración de blancos podemos encontrar: Almendros, Angosto y su última creación Soldadito Marinero.

En la vendimia manual, los racimos, son recogidos en pequeñas cajas de 15 kg, de esta manera se mantienen íntegros hasta la llegada a la bodega. En este caso, utilizan variedades como son la Touringa Nacional y la Marselan, ambas cultivada en las proximidades de la bodega. Tras las fermentaciones alcohólica y maloláctica, el vino guarda reposo en barricas de roble francés durante 16 meses. De esta manera, el vino termina de ensamblarse, duerme, respira y se fusiona con el resto de aromas que harán de él un buen Jefe de la Tribu.

En cuanto saqué al Jefe del climatizador tuve la sensación de que algo bueno me aguardaba en su interior; tenía ante mí una señora botella tipo borgoña pesada y gruesa, que además, estaba vestida con una etiqueta ocurrente y atractiva. Lo cual no quiere decir que la presentación indique que el vino va a ser bueno (ni mucho menos) pero a mí, en esta ocasión, me provocó buenas vibraciones.

Al descorcharla, el corcho salió bien, sin problemas y en buen estado. Bien, de momento, todo en orden. El color me pareció muy bonito: rojo picota, y de capa alta e intensa.

En nariz, al inicio el vino se mostró un poco cerrado pero tras agitar la copa y dejarle respirar ligeramente descubrí un vino intenso, complejo y con mucha personalidad. Se enlazan perfectamente la intensidad junto con los aromas frescos de procedencia herbácea y de monte bajo.

En boca se percibe una madurez que hace que el vino goce de un carácter y una redondez que tan sólo un Jefe puede alcanzar. Se aprecian notas de toffee que aportan un toque de formalidad, y que, junto con la frescura de la fruta y el carácter fino del tanino hacen de este vino todo líder de su tribu.

Se trata de un vino elegante, potente, envolvente, fresco que además cuenta con un postgusto largo y bueno. Ideal para acompañar con carnes o arroces sabrosos. Es un vino armonioso y carnoso que no te dejará indiferente.

Y hablando de tribus, mirando a través de la copa de vino me topé con todo un líder de la tribu de los gatos de mi casa “El Gran Seis”  Toda una combinación de personalidad y bondad.

Deja un comentario