Siesta sagrada

Al llegar a casa y encontrarte con una imagen como la que encabeza este post una se queda un poco embobada, la verdad ¡Qué manera de dormir! Es casi insultante. ¿Se tratará de una simple siesta o de un estilo de vida supersaludable? Yo ya no lo sé, tengo mis dudas. Una llega a casa con miles de cosas invadiéndole la cabeza y se encuentra con esta imagen y ¿qué hace? Te puedes indignar o preguntarte simplemente cómo es posible que duerman tan a gusto. He de reconocer que a mí me da hasta un poco de envidia, para qué nos vamos a engañar.

Seis cuello arribaPara aquél que no lo sepa, los gatos pasan alrededor de 14-17 horas al día durmiendo. Si tienes gato sabrás que no miento y tendrás que reconocer que disfrutas viéndolos dormir e incluso que hasta tiene un efecto relajante ¿o no?

Es fascinante las posturas que adoptan mientras duermen, ¿a que sí? Van desde las más sencillas hasta las más curiosas y graciosas que te puedas imaginar. Yo me he entretenido en poner nombre a aquellas posturas que Tarzán y Seis repiten con mayor frecuencia. Empezaré por las típicas posturas que adoptan los gatos mientras se enroscan sobre sí mismos, que es sin duda lo que primero nos viene a la cabeza si pensamos en la imagen de una gatito durmiendo.

Tarzán me tapo los ojosTenemos el enroscado clásico (cuando las patas delanteras y traseras se tocan y  la cabeza descansa sobre éstas), enroscado con extensión y giro del cuello hacia arriba (elevado grado de sueño profundo) y enroscado tapándose los ojos (¿molesta la luz?) Si además, hablamos de cachorros todavía puede llegar a ser más espectacular porque son más flexibles y al tener el sueño mucho más profundo se quedan dormidos de cualquier manera.

Si el sol entra por la ventana la cosa ya pasa a un nivel superior y podemos decir que entra en trance. De hecho, Tarzán y Seis, son tan adictos al sol que se mudan de habitación a medida que el sol va cambiando de posición.

Como parte del ritual  pre-siesta lo que también suelen hacer los gatos es chuparse con tranquilidad y parsimonia. Son animales tan limpios que pasan horas acicalándose y tragando millones de pelos. Ahora bien, Tarzán, por ejemplo no sólo se traga los suyos sino también los de Seis. Cuando lo coge por banda lo lame de arriba a abajo como si fuese su propio hijo, y el pobre traga mucha más cantidad de pelos de lo que le correspondería.

Seis caracol 1En esta época del año, el hecho de lamerse, ya no se trata sólo de un aspecto higiénico-relajante sino que también es una manera de estar un poquito más fresquitos. Así que cuando se acerca el momento se humedecen el pelo para notar algo más de fresquito. ¡Si es que se las saben todas!

Con el calor que hace, lo que haré para refrescarme un poco es beber agua fresca y a continuación un vinito fresquito y bueno. Eso sí, le seguirá un buena siesta. ¡Que para eso tengo a dos buenos maestros del descanso!

Deja un comentario